3 razones por las que fracasa la cultura emprendedora

Como colombianos tendemos a creer que somos recursivos e inventivos, buscadores de soluciones, pero la verdad es que lo que hacemos y logramos lo obtenemos dentro de la comodidad de lo familiar. Sólo hasta hace poco hemos experimentado algo de desarrollo pero no de lo más innovador ni de lo revolucionario sino tímidos intentos emprendedores con grandísimo éxito, ¿qué sería de ellos si pudiéramos superar estos miedos en nuestra sociedad?

El miedo al fracaso (…y a los fracasados)

Todas las personas tienen algo de miedo a fracasar en sus intentos. Irónicamente, son las personas aversas al riesgo quienes tienen más chance de ser exitosos. Ese argumento por sí sólo debería cambiar la mentalidad al momento de crear una empresa o promover una idea.

Sin embargo, la presión social que se pone sobre las personas que han sufrido fracasos marcándolos con calificativos negativos, sumado a una sociedad muy cerrada no deja muy esperanzados a quienes buscan convertirse en emprendedores.

Si queremos promover una cultura del emprendimiento, es necesario que, cómo sociedad, dejemos de lado los duros juicios que se hacen sobre las personas que han tratado de hacer funcionar un proyecto y no lo han logrado. Es más probable que ellos sean más exitosos que muchos otros que sólo hablan y tampoco han logrado concretar emprendimientos.

El miedo a la fuga de talento (….o de propiedad)

Es cierto, tenemos problemas de protección legal y de exigibilidad de ciertos derechos pero como empleadores también tenemos que saber que son nuestros empleados y proveedores quienes mejor conocer dónde están las fallas en nuestros sistemas y procesos y, en muchas ocasiones, qué podría hacerse para mejorar.

El emprendimiento y el diseño de un caso de negocio siempre exige una intensiva actividad de estudio del cliente y de validación del modelo de negocio. Este proceso no es más que preguntar a nuestros clientes cómo funcionan y si nuestra propuesta de valor sería interesante para ellos, así que la pregunta más natural debería ser: ¿por qué esperar a que un emprendedor identifique una necesidad que seguramente nuestros empleados ya tienen identificada? ¿No corremos el mismo riesgo abriendo nuestras puertas a proveedores que a nuestros empleados?

Es momento de que entendamos que sólo corriendo este riesgo podemos acceder a mejores servicios y productos que nos harán operar de manera más eficiente. Debemos permitir que nuestros empleados crezcan y, ojalá, desarrollen esos productos y servicios, así como diseñar no solamente mecanismos legales para proteger nuestra propiedad intelectual e industrial sino también incentivar que ellos se queden con nosotros por largo plazo.

El miedo a no tener para pagar (…y a estar reportado)

Cada uno de nosotros tiene amigos y familiares que no son sujetos de crédito y que a pesar de tener muy buenos sueldos no son capaces de obtener ni siquiera una tarjeta de crédito con cupos por debajo de su propio salario.

El exceso de celo con que las entidades del sector financiero y del sector comercial analizan el riesgo de crédito de personas que han tenido problemas en su flujo de caja no se compadece con una cultura del emprendimiento. Después de todo, el fracaso es una posibilidad y no queremos afectar la posibilidad de acceder a un crédito para comprar nuestro hogar si tuvimos un emprendimiento que drenó nuestras finanzas.

Por supuesto, no debemos promover una cultura del no pago y que afectar al sistema financiero no tenga consecuencias pero para ello existen un sin número de soluciones:

  1. Régimen flexible de tasas de interés para permitir el acceso al sistema financiero a sujetos de mayor riesgo;
  2. Modificación del sistema de calificación de créditos ante préstamos con colateral;
  3. Una adecuada reglamentación del habeas data en eventos de insolvencia.

Seguramente ustedes pueden pensar en muchos más y algunos de los aquí mencionados ya están en proceso de implementación o de regulación, pero necesitamos más y mejores mecanismos para que este asunto deje de preocupar al emprendedor.

 

About Juan Pryor

Abogado de la Universidad de los Andes con amplia experiencia en consultoría a entidades en sector altamente supervisados o regulados. Su práctica se ha enfocado en el desarrollo de negocios apoyando a empresas medianas y grandes a ingresar al mercado latinoamericano en los sectores financiero, energético y defensa.

Check Also

Latam Startup Series: Nubank

Source: Latam Startup Series: Nubank Related

Motif_Logo_Horiz_onBlack_RGB_FIN

Motif Investing: disrupción en mercados financieros

Silicon Valley no es precisamente conocido por su actividad en el sector financiero sino más ...

bigstock_Slave_In_Shackles_7412015

De las cláusulas de no competencia, exclusividad y otros demonios

En la recientemente publicada edición del 5 de julio de 2014 de The Economist [1] ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: