Hacia un sandbox para el fintech en Colombia

A inicios de este año publiqué en este blog un artículo denominado Fintech en Colombia: Agenda Regulatoria en el que cuestionaba la continua demora del regulador financiero colombiano en abordar el tema de fintech y del crowdfunding.

Respecto del segundo asunto, llegaron tarde a una discusión que cuenta con ley en USA desde 2012 y al segundo, cuestionaba, que ni siquiera se estaba teniendo en cuenta en Colombia. Lo paradójico es que el asunto está presente en varios de los discursos y presentaciones realizadas por Gerardo Hernández Correa, Superintendente Financiero, en lo corrido de 2016.

Pues debo reconocer que si bien creo que aún el tema está bastante crudo en el país, recibo con muy buen agrado lo contenido en el penúltimo párrafo del documento de 26 hojas publicado por la URF sobre crowdfunding. En el mismo, se señala lo siguiente:

“en línea con experiencias internacionales como Project Innovate en Reino Unido, se propone que en el marco de la Comisión Intersectorial de Inclusión Financiera se cree una subcomisión técnica de fintech con el objetivo de generar un espacio de diálogo formal en el que las autoridades y el sector privado puedan debatir y compartir conocimiento sobre innovación y nuevos desarrollos en la prestación de servicios financieros y al mismo tiempo socializar de manera más enfocada el marco regulatorio para la prestación de dichos servicios en Colombia.”

Ojalá este asunto sea realmente inclusivo y no quede en manos de un sector tradicionalmente conservador o de funcionarios excesivamente celosos de la estabilidad el sistema bancario. Máxime cuando los vientos que soplan desde Felaban y la Asociación de Supervisores de las Américas es eliminar los arbitrajes regulatorios y establecer cargas similares a las de Basilea III a los modelos de negocio disruptivos.

Quizás sean los reguladores quienes sorpresivamente jalonen la regulación pues en su discurso de apertura en el  XV Congreso de Derecho Financiero organizado por Asobancaria el pasado 22 de septiembre, el Superintendente Financiero, Gerardo Hernández Correa, dejó de lado su vena banquera y, a pesar de haber dedicado bastante del espacio a temas como crowdfunding y monedas virtuales, señaló algunos puntos que creo pertinente citar:

“Hasta acá el camino conocido de la regulación prudencial. Enfatizo la expresión “conocido” porque los reguladores financieros están enfrentando nuevos retos y dilemas derivados de la innovación financiera y del uso extendido de la tecnología en la prestación de los servicios financieros (fintech) sin que exista un paradigma claro de cómo realizar esta regulación.”

“Una alternativa que se viene planteando y que se conoce en inglés como “sand box” es la de permitir los nuevos desarrollos sin mayor regulación sujeta a una revisión posterior. Este lapso de tiempo es usado por el regulador para aprender y evaluar mejor el producto y solo en ese momento lo regula.”

Como es conocido, el modelo de sandbox fue implementado ya hace varios años en el Reino Unido y ha servido para que en ese país se desarrolle una fuertísima industria de innovación financiera. Producto de ese éxito, más de una docena de iniciativas han sido anunciadas, siendo lideradas especialmente en Asia por los reguladores de Hong Kong, Singapur, Australia, Malasia, Tailandia y Abu Dhabi. Quizás haya una fuerte conexión entre los anuncios de nuevos esquemas sandbox y el Brexit pues, en su mayoría, fueron anunciados a mediados de año. De igual manera, mercados financieros más convencionales también han optado por buscar implementar estos esquemas. Ejemplo de esto es la iniciativa legislativa presentada en el Congreso de los Estados Unidos por el representante republicano Patrick McHenry durante el verano en ese país. Naturalmente, con los ojos del país puestos en la elección del nuevo presidente, seguramente la discusión se postergará para 2017.

Como señalaba en el artículo de comienzos de año, lo importante es que Colombia no pierda la delantera que ha tomado en la región como hub financiero y referente bancario, cediendo espacios a países que opten por promover un negocio bancario más eficiente basado en nuevos modelos operativos y tecnológicos. Será importante que no se entienda de manera exclusiva, como se extrae de la intervención del Superintendente Financiero, que el tiempo del sandbox es sólo para que el regulador aprenda sino que el mismo pueda validarse en el mercado de alguna manera y penetrarlo en condiciones de igualdad.

 

About Juan Pryor

Abogado de la Universidad de los Andes con amplia experiencia en consultoría a entidades en sector altamente supervisados o regulados. Su práctica se ha enfocado en el desarrollo de negocios apoyando a empresas medianas y grandes a ingresar al mercado latinoamericano en los sectores financiero, energético y defensa.

Check Also

Bolsa de Valores (2)_15

¿Por qué no se facilita el acceso de empresas al mercado de capitales?

En el último congreso de Asobolsa se hicieron presentes las voces de quienes administran la ...

Foto por Gonzalo Merat

El mínimo no negociable

Con ocasión de una columna publicada recientemente por Fernando Savater en El Tiempo y en ...

fear-198933_640

3 razones por las que fracasa la cultura emprendedora

Como colombianos tendemos a creer que somos recursivos e inventivos, buscadores de soluciones, pero la ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: